5 Frases que debes decirle a tus hijo/as día a día

Os dejo un artículo que publiqué en la sección de Sapos y Princesas del periódico El Mundo sobre la comunicación en familia.

 

La familia es el entorno fundamental en nuestra infancia donde aprendemos a relacionarnos socialmente. La comunicación es un tipo de herramienta fundamental para el desarrollo en nuestros hijo/as. Por ello, es importante reflexionar y replantearnos cómo nos comunicamos con nuestro/as pequeño/as. Tenemos la gran oportunidad que nos da la vida para influir de forma positiva en el desarrollo de ello/as.

Lo/as niño/as desde el inicio, siendo bebés, son como esponjas absorbiendo la información del exterior, sobretodo de parte de la familia y de sus mensajes. Dependiendo del mensaje de éstos, así será el diálogo interno a futuro del niño, es decir, así será como él o ella mismo/a se hable y hable a los demás. Por consiguiente es de suma importancia tener en cuenta la forma de expresarnos, de dirigirnos y hablar a nuestros hijos. Además de la comunicación, es muy relevante la conducta, dependiendo de cómo yo actúo con mi hijo/a así le transmito unos valores y comportamientos u otros.

En consulta muchas veces nos encontramos con niño/as con problemas de autoestima, inseguridades, agresivos, con falta de gestión de la frustración, etc todos estos aspectos se trabajan con el/la pequeño/a pero también con la familia. En un gran porcentaje de éstos casos, se observa claramente cómo el foco de origen está relacionado con la forma de comunicarse y actuar de la familia.

Cuando lo/as hijo/as son pequeño/as, los padres y/o madres tenemos la gran oportunidad de animarlos con el lenguaje. El uso de las palabras correctas puede ayudar a un/a niño/a a ser considerado y amable, no sólo consigo mismo sino con sus amigo/as, familiares y extraños a medida que crecen. Estas son, entonces, las palabras mágicas, incluida la más conocida, pero que a veces se olvida usar.

  • Te quiero, independientemente de lo que suceda estoy a tu lado. En ocasiones, cuando los papas se enfadan pueden transmitir el mensaje “Ya no te quiero”, este tipo de afirmaciones son muy dolorosas para los pequeños puesto que se sienten rechazados.
  • Te comprendo, me pongo en tu lugar. Cuando transmitimos comprensión estamos ejerciendo empatía sobre los niños. Un punto indispensable para su futuro desarrollo emocional y social.
  • Te apoyo, estoy aquí. Pase lo que pase el niño necesita saber que sus padres están a su lado, esto no significa que seamos indiferentes a sus conductas o problemas y veamos todo como irrelevante, sino que transmitiremos nuestra opinión ante su conducta pero siempre sabiendo que es desde el apoyo y amor.
  • Perdón o por favor. Estas dos palabras son básicas, transmitir que nosotros, los adultos, también nos equivocamos y pedimos perdón, además de aprender del error, porque fallos y equivocaciones podemos tener, y aprender de ellas.
  • Te escucho de forma atenta. Hoy en día con el estrés, nuevas tecnologías y niveles frenéticos de vida es difícil estar atentos a lo que los pequeños necesitan, ya que muchos papás ni siquiera se escuchan así mismos. Pero no por ello hay que dejar de trabajar en ello.
  • Mensajes positivos. Si motivamos a los niños correctamente, con mensajes constructivos y positivos, estamos reforzando su confianza, autoestima y aprendizaje.

En resumen, las palabras tienen un gran poder sobre ellos, las buenas palabras de la familia pueden enseñarles a ser mejores, a ser comprometidos, a esforzarse, a compartir y, sobre todo, a encontrarse a sí mismo/as para que puedan convertirse en personas seguras y con una buena autoestima. 

 

Compartir con:


No hay comentarios

Envía un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar