cerebro

El cerebro de los peques

El bebe nace con cien mil millones de neuronas, casi el mismo número que cuando se es adulto. La diferencia entre un cerebro y el otro es el número de conexiones (sinapsis), y éstas conexiones son las responsables del aprendizaje, de qué nuestro hijo aprenda a gatear, andar, leer, etc.

Durante los primeros seis meses de vida en el cerebro del feto hay una multiplicación neuronal. Después del nacimiento las neuronas migran a unas zonas y otras determinadas genéticamente para realizar el desarrollo correcto. En estas etapas también se produce la muerte de algunas neuronas puesto que se generan más de las necesarias, es una estrategia que realiza nuestro cerebro para elegir lo que quiere y lo que no, y se llama poda neuronal.

Cómo educar a nuestros niños

Durante el crecimiento de nuestros hijos transcurren diversas etapas de desarrollo y cambio cerebral como hemos visto. El sistema nervioso tiene etapas, no es un proceso lineal y en cada niño puede presentar unas diferencias. La corteza, la parte externa, se divide en dos hemisferios: izquierdo y derecho. El izquierdo es responsable del habla, la lectura  el autocontrol. El derecho está relacionado con el arte y la creatividad. En la evolución primero maduran los lóbulos parietales, los cuales se encargan de la atención y el lenguaje. Más adelante el lóbulo prefrontal, responsable de las funciones ejecutivas (planificación, inhibición, etc).

El funcionamiento cerebral se entiende mediante la interacción de tres niveles: el cerebro primitivo (actividad básica, comer y dormir), el cerebro emocional y el cerebro racional, este último necesita que el anterior reciba cariño para presentar una capacidad intelectual plena.

En el desarrollo del cerebro de nuestro hijo hay una interacción entre la dotación genética y el ambiente.

Como padres responsables debemos tener en cuenta este punto ambiental y ayudar a nuestros pequeños a tener un desarrollo cerebral óptimo. ¿Cómo se consigue? Existe una “receta” muy sencilla que los neuropsicólogos que trabajamos en infantil solemos recomendar a los papas, para que puedan lograrlo. Los ingredientes son: aportando amor y cariño (sin confundirlo con sobreprotección), ayudándoles a gestionar las emociones y resolver los conflictos, manteniendo una buena dieta saludable (evitando grasas saturadas y exceso de azúcar), realizando actividad física y jugando. Estos puntos son indispensables para una salud física, cognitiva y emocional de los pequeños de la casa.

Por todo lo antes explicado, os invito a que interactuéis con los pequeños, intentéis tener en cuenta la receta que os recomiendo y disfrutéis de su infancia, porque será un gran aprendizaje para ellos y vosotros.

 

Compartir con:


1 Comentario
  • Carlota
    Publicado en 18:26h, 27 febrero Responder

    Gracias! Estuve en tu conferencia en el cole Montessori y nos encanto tu explicación sobre este tema!

Envía un comentario