DCA

Entendiendo el Daño Cerebral Adquirido, segunda parte

Hace poco escribí la primera parte de este artículo sobre DCA, ahora abordaremos otras preguntas que muchos me habéis consultado sobre el tema.

 

¿Cuáles son las principales secuelas?

Puede provocar cambios importantes a muchos niveles: cognitivos, físicos, sensoriales, motores, y emocionales. A nivel cognitivo, por ejemplo pueden dar lugar a alteraciones a nivel atencional presentando dificultades para concentrarse, en la memoria olvidando lo que acaban de hacer o lo que hicieron ayer, en el lenguaje perdiendo a lo mejor su capacidad para expresarse o entender el lenguaje, o una disminución en su capacidad para expresarse. Por otro lado también pueden aparecer secuelas físicas como la paralización de la mitad del cuerpo (hemiplejia) o debilidad en ella (hemiparesia) pudiéndose asociar estas con otra serie de complicaciones (espasticidad, hipertonía…). Y por último, y desde luego no menos importante tendríamos las secuelas a nivel emocional y conductual que pueden aparecer como consecuencias directa de la lesión, por la zona en la que esta ocurre, o como consecuencia indirecta debido a la pérdida de capacidades que aparece tras un DCA; esto es vivido por muchos pacientes como algo, lógicamente, muy duro teniendo que reaprender a hacer cosas que ya hacían, pudiendo así aparecer depresión, ansiedad…

Además hay otro aspecto clave a tener en cuenta y es el impacto que tienen todas estas dificultades no sólo sobre la vida del paciente, sino sobre su familia, provocando en todos los casos un reajuste de los miembros debido al DCA.

 

Entonces, ¿Hay recuperación?

Si, con los profesionales cualificados: médicos rehabilitadores, logopedas, neuropsicólogos, terapeutas ocupacionales y fisioterapeutas.

 

¿A qué edad se puede adquirir el daño cerebral? ¿Hay diferencias en la evolución y los tratamientos según la edad?

El DCA puede ocurrir a cualquier edad a partir de los 2 meses de vida, antes de esa fecha sería una parálisis cerebral infantil.

Si, hay gran diferencia en la evolución del niño y el adulto. Ambos tienen características completamente diferentes, el cerebro del niño esta en desarrollo y el del adulto ya esta desarrollado, por lo que el pronostico es más fácil realizarlo en un adulto que en un pequeño. Además la plasticidad de ambos también difiere, es mucho mayor en un niño que en un adulto.

 

¿Cuáles son los pilares básicos para una adecuada atención del Daño Cerebral Adquirido? En relación a la neuropsicología, ¿cuál es tu papel en esta atención?

Los pilares básicos serían:

Tener la atención de un equipo multidisciplinar especializado en lesiones neurológicas (médico rehabilitador, fisioterapeuta, terapeuta ocupacional, logopeda y neuropsicólogo)

Tener como objetivo común mejorar el mayor grado de autonomía posible en el paciente.

Un apoyo emocional y de conocimiento a la familia y el afectado

Yo como neuropsicóloga tengo el papel y responsabilidad de mejorar todas las alteraciones cognitivas, conductuales y emocionales que puedan surgir como consecuencia del daño sufrido. Primero se realiza una valoración para ver el perfil del paciente y a partir de ese momento se marcan unos objetivos para realizar la intervención.

 

¿Qué dirías que es el punto más importante tras un DCA?

Una buena rehabilitación tras el DCA.

 

¿Qué crees que queda por hacer?

Por un lado, la desigualdad de atención y recursos entre comunidades y por otro, la falta de información y conciencia en la sociedad. Sufrir un DCA es un gran choque para la vida de cualquiera, si a eso añadimos que en ciertas comunidades apenas hay recursos y la sociedad no nos facilita un buen recibimiento y adaptación cuando nos enfrentamos a salir de casa, dificulta mucho más la situación. Por ello, tras el DCA es muy frecuente que los pacientes se encierren en casa y los familiares tengan grandes cargas de frustración.

 

Compartir con:


No hay comentarios

Envía un comentario