epilepsia infantil

Epilepsia infantil

¿Qué es la epilepsia?

La epilepsia es una enfermedad del cerebro que causa episodios de alteración repentina y transitoria de sus funciones.

Cuando un grupo de neuronas cerebrales tiene una actividad eléctrica anómala aparece una desorganización brusca y pasajera de las funciones de esas neuronas que llamamos crisis. Cuando estas crisis se van repitiendo decimos que hay un diagnóstico de epilepsia.

Las crisis pueden diferenciarse en dos grandes grupos según la extensión de estructuras afectadas. Cuando todas las neuronas de la corteza cerebral pierden el ritmo al mismo tiempo, hablamos de crisis generalizadas. Cuando sólo un grupo de neuronas pierde el ritmo, las crisis se llaman focales o parciales y sus manifestaciones pueden ser muy variadas dependiendo de la función que realiza la estructura a la que pertenecen las neuronas afectadas. Pueden ser crisis motoras, visuales, auditivas, etc.  Si las neuronas afectadas consiguen imponer su ritmo a todas las demás que no están enfermas, la crisis se hará generalizada.

¿Qué la causa?

En cuanto a su causa, podemos diferenciar la epilepsia en dos grandes grupos. La que tiene una predisposición genética, epilepsia primaria o idiopática, y la que es debida a otra enfermedad que lesiona el cerebro alterando su funcionamiento normal, epilepsia secundaria.

Se estima que alrededor del 5-10% de la población va a sufrir una crisis en algún momento de su vida. Muchas de estas crisis tendrán una causa aguda y no volverán a repetirse si no se repite la causa (fiebre, golpes en la cabeza, falta de oxígeno, deshidratación, etc.). Pero hasta el 20% volverán a presentar crisis, es decir, va a desarrollar una epilepsia presentando crisis recurrentes y no únicas. El diagnóstico de epilepsia se basa en la repetición de las crisis.

La mayoría de casos de epilepsia aparecen en las edades extremas de la vida, en la infancia y en personas mayores de 70 años. Épocas en las que el cerebro es más vulnerable a la enfermedad y las conexiones entre las distintas estructuras cerebrales sufren cambios profundos.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de la epilepsia es clínico y se basa en la repetición de las crisis. Para completar el diagnóstico, se realizará un electroencefalograma (EEG)  y a veces una resonancia magnética cerebral. Y en algunos tipos de epilepsia, estará indicado un estudio genético específico.

¿Cómo se trata?

Dependiendo del tipo de epilepsia, la edad y el resultado de las pruebas complementarias.

Pronóstico de la epilepsia

Depende de la edad de aparición, del tipo de epilepsia y del tratamiento. En general, la mayoría de las epilepsias de la infancia son benignas y tienen un pronóstico excelente si se diagnostican y tratan correctamente.

Compartir con:


1 Comentario
  • Ignacio Casas
    Publicado en 08:45h, 26 junio Responder

    Hola Natalia,

    Conoces algún neuropetiatra que trabaje de forma privada la epilepsia?

    Gracias!!

Envía un comentario