periódico

Las enfermedades del siglo XXI

En el siguiente post os dejo mi nuevo artículo en el periódico de La Rioja, ¡espero que os guste!

“Siempre Alice”, “La teoría del todo”, “100 metros” y “Despertares” son todas ellas películas que tienen algo en común: las enfermedades neurodegenerativas.
Para el lector que no haya escuchado nunca el término “enfermedad neurodegenerativa”, es una patología que afecta al sistema nervioso central, y por ello provoca alteraciones en el cerebro, presentando así problemas cognitivos, emocionales, conductuales y físicos.

Todas ellas tiene en común su cronicidad y evolución progresiva. Son enfermedades que no sólo afectan a quién las sufre sino también a su entorno más cercano. Son un cambio en todas las áreas: vida diaria, laboral, pareja, amistades y social. Producen síntomas de diferente índole, desde incapacidad para andar, dificultades para decir la frase o argumento que se intenta explicar a problemas respiratorios o cardíacos. Finalmente, este tipo de enfermedades generan efectos muy devastadores y un especial sufrimiento. Por ello, es fundamental la conciencia social y su apoyo.

En España las enfermedades neurodegenerativas más prevalentes son: la enfermedad del olvido (Alzheimer), la conocida por el lanzamiento de “buckets” (Esclerosis Lateral Amiotrófica o ELA), la que presentábamos al inicio del artículo con la película “100 metros” (Esclerosis Múltiple o EM) y la comúnmente conocida por padecerla el protagonista de “Regreso al futuro” (Parkinson).

A continuación explicaré brevemente que caracteriza a cada una de ellas. El Alzheimer es una degeneración progresiva e irreversible del cerebro, se forman placas seniles y ovillos neurofibrilares en la corteza cerebral además de producirse una pérdida de neuronas y conexiones entre ellas (sinapsis). Esta degeneración provoca un deterioro de la memoria, del lenguaje, de la forma de pensar y del comportamiento.

La Esclerosis Lateral Amiotrófica (también conocida como enfermedad de Lou Gehrig o enfermedad de la motoneurona) es una degeneración progresiva de las neuronas motoras en el cerebro y la médula espinal. Produciéndose dificultades motoras, del habla, deglución y respiración.

La Esclerosis Múltiple se produce cuando las células del sistema inmune reaccionan de forma errónea y atacan a estructuras del propio organismo, es decir, el cableado del cerebro (mielina) se ve dañado y por lo tanto, se pierde la comunicación entre las neuronas. Como resultado de esta enfermedad se producen síntomas como: fatiga, falta de equilibrio, dolor, alteraciones visuales y cognitivas, dificultades del habla, temblor, etc

Y la enfermedad de Parkinson se caracteriza por la muerte progresiva de las neuronas dopaminérgicas, provocando principalmente problemas a nivel motor. Los síntomas suelen ser dificultades para caminar o realizar movimientos, temblores y rigidez.

En nuestro país aproximadamente unas 1.150.000 personas presentan este tipo de enfermedades, según los estudios de la Alianza Española de Enfermedades Neurodegenerativas (Neuroalianza). De las cuales la mayor parte de personas presentan Alzheimer, aproximadamente 3.000 tienen ELA, 40.000 manifiestan EM y 150.000 son personas con Parkinson.

En la 68a Reunión Anual de la SEN (Valencia), el neurólogo malagueño Óscar Fernández habló de este tema y del crecimiento de personas que presentan este tipo de enfermedades debido al aumento de esperanza de vida.

Como les explicaba al inicio del artículo, la enfermedad tiene un gran impacto no sólo para el propio afectado sino para el entorno, como podemos ver en los films. Tras el diagnóstico y los primeros síntomas observables, tanto familiares como amigos se petrifican sin saber cómo actuar. En este momento es muy importante el apoyo de la sociedad, a nivel sanitario, de recursos y de comprensión de la propia enfermedad por parte de la sociedad.

En consulta nos encontramos con personas con enfermedades neurodegenerativas que tienen asociados problemas emocionales como ansiedad, depresión, desmotivación, etc es muy importante que cuando el paciente o familiar observe este cambio emocional acuda a un profesional. Y cuando la enfermedad se desarrolle afectando a nivel cognitivo o físico también acudan a profesionales como: neurólogo, neuropsicólogo, fisioterapeuta, logopeda, terapeuta ocupacional, etc Aunque el desarrollo de la enfermedad es inevitable es indispensable una adecuada estimulación cognitiva y física para conseguir ralentizar el deterioro a nivel cognitivo y físico.

En los últimos años, hemos visto cómo aumenta el número de estudios e investigaciones en este ámbito, pero los profesionales tenemos que seguir esta trayectoria y la sociedad empatizar con los afectados y las familias.

Compartir con:


1 Comentario
  • Verónica
    Publicado en 21:13h, 09 marzo Responder

    Me ha encantado Natalia! Eres una crack!

Envía un comentario