El neurodesarrollo de 0 a 3 años

¿Cómo funciona el cerebro de los peques? ¿Qué cambios se producen cada año? ¿Qué hay que tener en cuenta?

Estas preguntas y muchas más las respondo en un artículo que escribí para @larioja sobre el neurodesarrollo de los peques de 0 a 3 años

Tras el nacimiento, el bebé tiene 100.000 millones de neuronas aproximadamente, pero escasas sinapsis, es decir, conexiones neuronales. Éstas aumentan según el crecimiento mediante la estimulación ambiental.

En la infancia se producen varios procesos de crecimiento neuronal, es decir, hay una maduración neuronal en un breve periodo de tiempo. Este desarrollo cerebral se produce por ciclos, no de un modo lineal. Existen varios periodos críticos donde se produce un desarrollo masivo y rápido de las neuronas y sus conexiones permitiendo así interaccionar con el ambiente. Esto se traduce en una gran capacidad del niño para adquirir, asimilar, aprender y recuperar información de forma acelerada, sin gran esfuerzo.

Las capacidades cognitivas y emocionales van a depender de dos factores fundamentales: genética y ambiente. Por ello, es indispensable la interacción en los primeros años de vida del niño.

A los cuatro años, el cerebro del niño puede llegar a un máximo de 1000 billones de conexiones neuronales. Por lo tanto, esta es una edad crucial para el aprendizaje; los niños son como esponjas que aprenden todos los días de forma muy rápida y espontánea.

En este período, maduran diferentes partes del cerebro:

1.- Estructuras subcorticales. Estas estructuras están relacionadas con las funciones de control y automatización de movimientos.

2.- Estructuras límbicas. Su función principal es la gestión emocional.

3.- Estructuras vestibulares. Son regiones relacionadas con el equilibrio.

4- Vías somatosensoriales. En ellas está la entrada de la información visual, auditiva y táctil.

5.- Áreas cerebelosas. Es donde se establecen las capacidades de coordinación, secuenciación, precisión, equilibrio y adaptación de los movimientos al medio.

6.- Áreas primarias corticales. En estas zonas se concentran los estímulos somatosensoriales.

Cada año de neurodesarrollo

1.- Primer año: en el primer año de vida del bebé, éste va a ser capaz de relacionarse con el medio, discriminar estímulos prelingüísticos, manejar su comunicación no verbal y emocional con respuestas faciales.

2.- Segundo año: en el segundo año, se desarrollan las áreas corticales secundarias y de asociación, relacionadas con integrar los estímulos en la red neuronal, es decir, el aprendizaje. Comenzará el desarrollo del lenguaje verbal, lo que contribuirá a una mayor y mejor comunicación social.

3.- Tercer año: en el tercer año existe ya un mayor desarrollo cortical, lo cual ayuda al proceso de adquisición de aprendizajes y maduración neuronal. Las conductas que requiere son cada vez más complejas

Como conclusión durante la infancia temprana, y por un breve período crítico, los circuitos de la corteza cerebral poseen un estado de alta plasticidad que hace que puedan modificarse fácilmente.

Por ello, es de gran importancia una buena estimulación, que estará marcada por: una buena relación y apego con el niño por parte de los progenitores, amor, confianza y cariño, alimentación saludable, juego y actividad física.

Cualquier duda podéis dejarme un comentario o escribidme vía mail a: info@nataliamartinpsicologia.com

¡Espero que os ayude y os guste!

 

Compartir con:


1 Comentario
  • María Conde Martín
    Publicado en 10:40h, 08 septiembre Responder

    Me encanta Natalia, muchas gracias por la difusión que haces de nuestro trabajo!

Envía un comentario